Suscríbete a nuestro RSS Agregar a Favoritos Página de Inicio El Periodiquito
Paradura del Niño Jesús: Una tradición Andina que ganó terreno en toda Venezuela (Fotos)
Este sábado creyentes inician la búsqueda del hijo de Dios
Viernes, 01 febrero a las 20:36:13
   
PDF
Entrega Especial

En el estado Aragua se celebra la costumbre en los 18 municipios desde hace 25 años

Este sábado gran parte del pueblo venezolano celebra una tradición muy nombrada y respetada por la Iglesia Católica, la Paradura del Niño Jesús, una actividad que nació hace muchos años en los Andes venezolanos y que hoy por hoy ha ganado terreno en todos los estados del país.

Muchos dicen que es la culminación de la Navidad, mientras que otros afirman que es el momento de pagar una promesa al hijo de Dios, mito que según cuentan los historiadores, marcará el inicio de un año exitoso cargado de salud y prosperidad.

Las paraduras más tradicionales son las cantadas. El acto se desarrolla con canciones y versos entonados por grupos musicales, se da un pequeño paseo al niño en el área del hogar donde se está realizando la ceremonia y además, al final del evento, los anfitriones reparten bizcochuelo y vino a los presentes para festejar.

Maruja Flores, presidenta del Centro Cultural Higuaraya Capanaparo, en el estado Aragua, anunció que lleva 25 años continuos realizando la tradición, donde de manera especial y diferente se efectúan actos culturales y religiosos en honor al hijo de Dios en todos los municipios de la entidad.





ENTÉRATE


Este sábado, en las instalaciones de la Maestranza César Girón de Maracay, la Fundación Higuaraya Capanaparo ofrecerá una serie de actividades religiosas y culturales en honor al Niño Jesús.

 



LA BÚSQUEDA DEL NIÑO

En principio es una fiesta hogareña de origen colonial de confraternización entre vecinos. Previo a la celebración son elegidos los padrinos, que deben ser hermanos o casados entre sí, aunque esto no se cumple al pie de la letra, quienes además de su rol en el ritual están comprometidos a surtir con velas, chucherías, bizcochuelos, botellas de vino la celebración.

Todo se inicia con el Robo del Niño por algún vecino, en el mes de enero. Los dueños de la casa donde se realizó el robo están obligados a montar la fiesta, en la que según algunos no se puede bailar por respeto al hijo de María.
Sin embargo, en algunos centros urbanos, el baile es lo principal y suele durar varias horas. La ceremonia se inicia con el reparto y encendido de velas comunes y corrientes entre los presentes; a los padrinos les corresponden las más grandes y adornadas. Todos rodean el pesebre y frente a él se paran los padrinos con un pañuelo o una cesta en las manos, mientras los cantores entonan sus versos.

Pasado un momento, uno de los padrinos toma la imagen del Niño, la coloca en el lienzo o cesta y sujetando cada quien comienza la procesión o paseo por la sala, pasillos de las casas o las calles cercanas, entre cohetes y triquitraquis. Se regresa entonces al pesebre, los padrinos besan la imagen y luego la dan a besar al resto de la concurrencia.

Uno de los padrinos, entonces, toma la imagen y la coloca de pie en el pesebre, entre la Virgen y San José. En algunos sitios los padrinos entregan al Niño a la dueña de la casa que es quien hace La Paradura. Al terminar la ceremonia se agasaja a la concurrencia con bizcochuelos y vino, para dar inicio a la adoración, peticiones, el rosario, las letanías y el bendito. Cuando se comienzan las coplas laudatorias, al Niño se le coloca una moneda en un platillo y se recitan versos.

Luego de estos cánticos comienzan las peticiones, donde se alaban las virtudes del Niño y le piden salud, bienestar y seguridad para el nuevo año y se termina con un rosario cantado y los misterios gozosos. A pesar de que esta fiesta es propia de la región andina, se celebra también en Biscucuy (Portuguesa), Barinitas (Barinas), Punto Fijo (Falcón), por la influencia de familias andinas en estas regiones.

 





 

Hoy fieles creyentes buscarán al Niño Jesús


Maruja Flores, presidenta del Centro Cultural Higuaraya Capanaparo


Tradición que tiene su origen en los Andes venezolanos


Padre Jesús Díaz, rector de la escuela Juan XXIII de San Isidro
 

Carmen Julia Fuentes
Fotos Juan Carlos Barone





 


               Aumentar tamaño de letra   Restaurar tamaño de letra    Disminuir tamaño de letra   Resaltar texto   Quitar resaltado   Imprimir   Enviar     PDF

El Periodiquito
 Encuesta
¿Qué le parece la designación de Chuo Torrealba como secretario general de la MUD?
Excelente
Bueno
Regular
Malo
Pésimo





 Edición de Noticias
Aragua
Guárico
   
 Nube de Etiquetas
 Columnistas
TecnoSoluciones.com … Diseño de Páginas Web y Soluciones Web Empresariales