“Hay que cambiar el método y acciones para ubicar a mi esposo Carlos Lanz”

“Hay que cambiar el método y acciones para ubicar a mi esposo Carlos Lanz”

|| Agencias Nacionales
|| Foto Cortesía

Las hipótesis apuntan a un motivo político como parte de la agresión que vive el país. Su búsqueda se ha transformado en un pedido colectivo

Con mucha fe y esperando la voluntad de Dios, MayiCumare, esposa de Carlos Lanz, aseguró que aún no posee información sobre el paradero del activista político quien desapareció el pasado 8 de agosto. “No hemos tenido noticias de su paradero, y eso nos preocupa (…) sé que los cuerpos de seguridad están trabajando en el caso, pero creo que hay que cambiar de método y acciones”, apuntó.

Además, aseguró que no ha tenido conversación o comunicación con el fiscal general de la República, Tarek William Saab, salvo con el Fiscal asignado al caso tanto a nivel nacional, como regional. “He tenido con ellos dos contactos directos, creemos que Carlos (Lanz)  no salió solo, que sale con alguien de confianza porque tampoco se hubiese movilizado y a la casa no es tan sencillo entrar”, detalló.

Cumare afirma que las hipótesis surgidas durante la investigación no corresponden, “que si tenía Alzheimer, que si se volvió loco, que estaba conspirando contra el Gobierno, para nada”, aseguró.

Carlos Lanz, histórico militante venezolano, experto en guerras no convencionales, lleva desaparecido desde el 8 de agosto. Las hipótesis apuntan a un motivo político como parte de la agresión que vive el país. Su búsqueda se ha transformado en un pedido colectivo.

La vida de Carlos Lanz recorre parte de la historia de la izquierda en Venezuela. A inicios de la década del 60 se incorporó a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, se internó en las montañas. Fue detenido, herido por la policía, y cumplió con una pena de prisión entre 1970 y 1974.

A su salida mantuvo sus actividades políticas. Luego de romper con su antigua organización, siguió su participación en diferentes acciones y fue nuevamente detenido en 1977, inculpado por el secuestro de Frank Niehous, empresario estadounidense de la Owen Illinois.

Deja un comentario