*2018: Año del cambio*

*2018: Año del cambio*

Carlos Tablante

 

Hay que superar el falso dilema entre negociación y calle. No hay antagonismo entre la movilización y la organización de la protesta social – que debe mantenerse a nivel nacional – y la negociación que se realiza en República Dominicana y en otras instancias con la presión internacional, que tiene como objetivo obligar al régimen madurista a abrir el canal humanitario, liberar los presos políticos, anular las inhabilitaciones políticas, restablecer las competencias de la AN y la realización de elecciones libres con garantías democráticas.

Las elecciones presidenciales que de acuerdo al cronograma electoral de la Constitución tienen que realizarse este año (previo establecimiento de las condiciones exigidas por la Unidad y la comunidad internacional) deben convertirse en una gran victoria de las fuerzas del cambio para iniciar la transición con un gobierno de unidad nacional que comience a sacar a Venezuela del abismo.

Para ello es indispensable seguir sumando esfuerzos en la construcción de una amplia plataforma unitaria con la participación de partidos políticos y movimientos sociales que promueva la búsqueda de consenso o la realización elecciones primarias para seleccionar un liderazgo con amplio respaldo nacional que impulse un plan de emergencia económico y social que permita re-institucionalizar el país y superar la catástrofe que padecemos.

La prioridad para todos debe ser Venezuela. La realidad política es cada vez más complicada y requiere cada día de mayor capacidad de análisis. Con pasión, claro está, pero con mucha racionalidad para pensar bien lo que vamos a hacer.

Debemos ser capaces de convertir el descontento, la indignación de un pueblo, en lo que hemos definido como la rebelión de los votos, con la tarjeta de la Unidad, organizando en cada centro de votación una gigantesca movilización que supere los obstáculos del ventajismo, la trampa y el fraude.

Al finalizar este artículo nos enteramos de la dolorosa partida de nuestra querida y respetada amiga Doña Idacira Bustamante de Zerpa, mujer admirable de sólidos principios que deja una inolvidable huella en varias instituciones de Aragua, en especial en la Fundación del Niño, donde junto a mi esposa Margarita y a un extraordinario equipo, desarrolló una comprometida gestión por la inclusión social a favor de la mujer y la infancia. Nuestro sentido pésame a sus familiares y amigos.

 

Deja un comentario