Gerencia con éxito

Gerencia con éxito

El desarrollo organizacional de una empresa es un proceso complejo que lleva responsabilidades y riesgos que hay que asumir, por lo que es necesario contar con tecnología de dirección de punta para estar a la vanguardia, competir y adaptarse a los cambios del entorno de diferente índole. Actualmente muchas empresas grandes, han incorporado adecuadamente los avances tecnológicos y los sistemas de inteligencia empresarial permiten hacer frente, por una parte, a los retos que impone la globalización y los mercados cada vez más diversificados y competitivos y, por la otra, crear condiciones para la carrera, el crecimiento y desarrollo de su personal.

El enfoque de la organización inteligente corresponde a una concepción acerca de la administración y la organización, que enfatiza el aprendizaje y el cambio. A comienzo de la década de los 90 la idea de la organización inteligente fue madurando hasta consolidarse como una estrategia de intervención para el cambio organizacional a partir de los planteamientos de una serie de autores que coinciden en la necesidad de un aprendizaje organizacional como vía para procesar rápidamente mayores cantidades de información y responder a situaciones cambiantes del medio ambiente.

Dentro del enfoque de la organización inteligente se concibe a la organización como un organismo que entiende sus relaciones con el medio ambiente mediante un proceso de aprendizaje organizacional y toma decisiones inteligentes sobre lo que debería ser, a fin de funcionar en forma eficaz desarrollando un sistema que puede identificarse y cambiarse en forma tal que alcanza de manera óptima sus metas y objetivos. Se mantiene eficiente en el tiempo, se autocorrige y renueva, utiliza de manera efectiva sus recursos mediante una integración armónica entre las necesidades y deseos de sus miembros y su misión.

Los principios del enfoque de la organización inteligente son los siguientes:El aprendizaje organizacional es producto de un proceso colectivo.El saber individual está al servicio de la toda la organización.Un proceso de aprendizaje colectivo conlleva a un cambio del comportamiento organizacional y tiene lugar a través de la interacción de ellas.Una organización aprende no sólo cuando alguien hace mejor el trabajo sino cuando, como resultado de ello, otros miembros actúan diferente. Se puede hablar de aprendizaje en el comportamiento organizacional únicamente cuando un cambio en el comportamiento de un individuo tiene un efecto en el de otros. La capacitación se traduce en aprendizaje individual pero no implica que la organización esté aprendiendo. El aprendizaje colectivo está enfocado a aumentar la competencia colectiva de los miembros perteneciente a una organización.

Cuando los individuos adquieren competencia colectiva se logra aumentar la productividad de la empresa mucho más, que la suma de las competencias individuales.

 

Los negocios y las redes

La forma de hacer negocios ha cambiado. Las personas exitosas en los negocios construyen Redes. Una red es un grupo de personas que trabajan bajo un "sistema" y que comparten utilidades de acuerdo al crecimiento de la red y sus "afiliados". De hecho, estés consciente o no de ello, seguramente eres parte de una red.

Una de las herramientas más importantes es su negocio de redes porque, sin él, su empresa no va a desarrollar un cliente / base de clientes para que sea un éxito. Esto es especialmente cierto en un negocio que requiere un flujo constante de los clientes, como en un negocio al por menor. Algunas empresas sólo requieren la creación de redes adicionales para reemplazar a los clientes que han dejado como con el tipo de negocio que está relacionada con proyectos tales como mejoras de la vivienda, la tutoría, las reparaciones de vehículos, y otras empresas similares. Con estos tipos de empresas, el trabajo no es permanente como lo es con una tienda minorista o algunos tipos de empresas de servicios (médicos, por ejemplo), por lo que necesita estar siempre en la búsqueda de nuevos clientes para reemplazar a los que cuyo contrato Es completo.

La creación de redes es la mayor inversión que se hará en los primeros días de su negocio, pero siempre es el más importante, y el más importante para determinar el éxito o el fracaso de su negocio. Las redes pueden convertirse en muchas cosas diferentes, entre ellos el de la publicidad que implica en todas sus muchas formas. Por supuesto, las empresas de redes implican más que una simple publicidad, y, en efecto, va más allá de eso. Las redes adoptan distintas formas, como por ejemplo las convenciones, seminarios, sesiones de capacitación, y otros tipos de eventos que reúnen a los propietarios de negocios en una localización central. Creación de redes de empresas reúne a personas de diferentes lugares para que puedan presentar sus ideas a los demás, algunos de los cuales pueden ser los proveedores o competidores. Hay un sentimiento de amistad y de unión entre las personas que de otro modo puede estar en competencia directa con una de la otra.

 

Importancia de la tecnología

Las nuevas tecnologías de la información han sido parte esencial de los recientes cambios dramáticos en la economía y la sociedad. Todos estos cambios han acentuado la separación (brecha) de los sectores sociales de bajos ingresos con respecto de aquéllos con mayores ingresos y con posibilidades y opciones de acceso a la información. Sólo un bajo porcentaje de la población mundial ha sido beneficiado de las bondades de la tecnología y sólo unos cuantos son los que tienen acceso a toda la gama de servicios que ésta ofrece.

Esta condición es conocida como la brecha digital. El acceso a la información y al conocimiento se ha convertido en una herramienta importante para que los países y grupos sociales evolucionen a mejores niveles de desarrollo. La brecha digital necesita ser medida no sólo en términos del número de teléfonos, número de computadoras y sitios de internet, sino también en términos de opciones, facilidades y costos adecuados para el acceso a la red y a programas de capacitación y educación que permitan optimizar el uso de la infraestructura instalada. Estos programas deben apoyar a la población en la aplicación del conocimiento adquirido a las necesidades locales que tiendan a mejorar la calidad de vida en su propio contexto y entorno cultural y social.

La inclusión digital hay que pensarla como un asunto colectivo, no individual, donde los beneficios sociales hay que verlos en relación a los que se generan para las comunidades, organizaciones, familias y grupos que sacan provecho de las tecnologías, aunque no tengan acceso a éstas. La eficacia de las políticas de inclusión digital dependerá de las posibilidades de integración del conocimiento en los propios objetivos de sus beneficiarios, considerando que no existe un solo modelo, sino muchas posibles sociedades de la información y de la comunicación adaptadas según las diferentes necesidades y objetivos individuales y comunes de un planeta para nada homogéneo.

 

Pequeños y medianos negocios digitales

Los emprendedores de la economía digital en Venezuela, y seguramente en la mayoría de países de América Latina, son fuertes en el dominio de las tecnologías de información y la comunicación, especialmente en tecnologías digitales y de redes, pero generalmente carecen de habilidades administrativas, destrezas comerciales y conexiones de negocios. No es raro escuchar a un emprendedor tecnológico novato, asegurar que sus productos no tienen competencia alguna, porque, por ejemplo, su software es único y original. Para esa persona es totalmente incomprensible que el mercado no se interese en sus productos y prefiera soluciones mucho más simples e “imperfectas” técnicamente, pero que incorporan mejor las percepciones, circunstancias y necesidades de los clientes.

Por otra parte, este tipo de emprendedores tiende a pensar que si tuvieran suficiente dinero su compañía inevitablemente crecería con éxito y de manera ilimitada. Aun siendo expertos en redes de computadoras, ignoran los elementos básicos de la creación de redes de negocios y se sorprenden y llegan a molestarse cuando se enteran que les es vital, por ejemplo, asesoría legal sobre marcas e impuestos. Estos emprendedores muy pocas veces tienen conocimientos siquiera elementales de mercadeo, y consideran que se trata de un nombre glamoroso o de tono corporativo para el área de ventas y publicidad. Por esto, no reconocen ni valoran que aspectos como el diseño cuidadoso de productos y servicios en función del mercado, la disposición de una estructura organizacional y de procesos efectiva y confiable,  la asignación de precios según variables competitivas y no sólo de estructura de costos, la puesta en operación de esquemas de atención al cliente que permitan conocerlo mejor y el desarrollo de canales comerciales, sean claves para su sobrevivencia en una primera etapa, y luego sean factores críticos para que el negocio sea rentable.

Desde el punto de vista de los inversionistas, es muy difícil llegar a un acuerdo con estos emprendedores tecnológicos en relación con el valor económico de su compañía. Esto se debe, entre otras cosas, a que hay muy pocos elementos de comparación y referencia, que sean accesibles públicamente en nuestras economías locales y regionales. Además, las herramientas y técnicas financieras clásicas aplicadas por un inversionista genérico –no especializado en el sector- casi nunca logran capturar y dimensionar adecuadamente el valor de los activos intangibles que posee la organización, mientras que el emprendedor posee una idea intuitiva de los mismos, así como una cuota importante de ambición personal.

 

 

|| José Grasso Vecchio
  
  twitter: @josegrasso
    [email protected]
    www.consultoresicg.com

Deja un comentario